CETOSIS Y ALZHEIMER – PARTE III – ¿ES LA DIETA CETOGÉNICA SEGURA PARA LOS ENFERMOS DE ALZHEIMER?

La cetosis no es el estado natural del ser humano. La dieta cetogénica es segura, pero es importante remarcar que es una dieta, no una forma de alimentarse que sea sostenible a largo plazo. Mantenerla durante demasiado tiempo puede traer consecuencias –reversibles- para algunas personas.

vitagenes.comLa dieta está contraindicada en casos de deficiencia congénita (severa) de varias sustancias que intervienen en el metabolismo de las grasas: carnitina, carnitina palmitoyltransferasa (CPT) I o II, carnitina translocasa, defectos de oxidación B o deficiencia de piruvato carboxilasa. Estos pacientes pueden sufrir una crisis catabólica severa si entran en estado de ayuno o cetosis inducida. Tampoco se recomienda en caso de porfiria intermitente aguda y problemas hepáticos o renales previos.

Las personas con este tipo de deficiencias son una entre 100.000. Para el resto de la población, según los metanálisis y revisiones sistemáticas más recientes, la dieta no sólo es segura a corto y medio plazo, sino que, en contra de la hipótesis sostenida todavía hoy por la nutrición convencional, mejora marcadores cardiovasculares y perfil lipídico, reduciendo el riesgo de enfermedad cardíaca y metabólica. Sus efectos a largo plazo no han sido estudiados.

Los siguientes son algunos de los problemas que pueden presentarse a medio y largo plazo, sobre todo en personas susceptibles

  • Aumento del colesterol: es normal que aumente ligeramente el colesterol total por la liberación de ácidos grasos a la sangre que se da gracias a la desinhibición de HLS (lipasa sensible) por falta de insulina. En casos de resistencia severa a la insulina sería recomendable adquirir primero cierta flexibilidad metabólica con una dieta baja en hidratos de carbono (que no cetogénica) y la realización de actividad física moderada. La posible hiperlipidemia que genera la dieta en individuos sensibles podría evitarse con el consumo de agentes –ésteres de cetonas- que originaran cuerpos cetónicos sin necesidad de alterar la dieta. Estos agentes –Ketasyn, por ejemplo- están en estudio actualmente. Los resultados preliminares son prometedores.
  • Síntomas de hipotiroidismo: pueden aparecer tras varios meses de dieta. Cansancio, pérdida de vitalidad, debilidad muscular, dolores articulares, pérdida de pelo o irritabilidad son algunos de los síntomas. La dieta puede aumentar la conversión de la forma reversa de T3 por la acción del cortisol, produciendo síntomas de hipotiroidismo. Es más común que estos síntomas aparezcan en caso de que se combine la dieta con ejercicio intenso o de que exista restricción calórica.

 

Si quieres saber más:

  • Hu T, Mills KT, Yao L, et al. Effects of Low-Carbohydrate Diets Versus Low-Fat Diets on Metabolic Risk Factors: A Meta-Analysis of Randomized Controlled Clinical Trials.American Journal of Epidemiology 2012;176(Suppl 7):S44-S54. doi:10.1093/aje/kws264.
  • Paoli A, Bianco A, Damiani E, Bosco G. Ketogenic Diet in Neuromuscular and Neurodegenerative Diseases.BioMed Research International2014;2014:474296. doi:10.1155/2014/474296.
  • Santos FL, Esteves SS, da Costa Pereira A, Yancy WS Jr, Nunes JP. Systematic review and meta-analysis of clinical trials of the effects of low carbohydrate diets on cardiovascular risk factors. Obes Rev. 2012 Nov;13(11):1048-66. doi: 10.1111/j.1467-789X.2012.01021.x. Epub 2012 Aug 21.
  • Ruiz Sánchez C. Todo sobre la dieta cetogénica. Bueno, casi todo. Artículo. http://nutrientrena.blogspot.com.es/2014/05/todo-sobre-las-dietas-cetogencia-bueno.html

CETOSIS Y ALZHEIMER – PARTE II – ¿Es la dieta cetogénica efectiva en el tratamiento del Alzheimer?

Existen estudios epidemiológicos que indican una asociación entre dietas cetogénicas y menor riesgo de Alzheimer (1)(2), de todas formas los estudios epidemiológicos hay que cogerlos con pinzas. En ensayos clínicos randomizados –recientes- con pacientes de Alzheimer, se ha probado que el grupo que consumió cuerpos cetónicos (una forma alternativa de inducir cetosis) obtuvo resultados significativamente superiores en tests funcionales y cognitivos (ADAS-Cog) contra placebo (3). El estudio de Krikorian et al. de 2012 (randomizado, doble ciego) comparó una dieta alta en carbohidratos con una cetogénica y arrojó cifras parecidas. Tras seis semanas de tratamiento, el grupo de la dieta cetogénica obtuvo resultados significativamente superiores en memoria verbal, pérdida clock-drawing-test-dementiade peso (un factor que no es baladí: el Alzheimer está asociado a disglicemia y resistencia a la insulina), disminución de la glucosa en ayunas y disminución de la insulina en ayunas (4).

Aunque sea un caso clínico, es decir, que no se considere precisamente el grado más alto de evidencia, no está de más mencionar el caso de Mary Newport. Newport, una doctora norteamericana, indujo la producción de cuerpos cetónicos con el suministro de aceite de coco (triglicéridos de cadena media, MCTs) a su marido, paciente de Alzheimer en fase moderada. Tan sólo 14 días después la mejora en ciertas pruebas cognitivas (como la del reloj) fue espectacular (5)(6). La progresión del Alzheimer se ralentizó -y los periodos de lucidez se alargaron- pero no se detuvo. Al menos los últimos años del hombre tuvieron cierta calidad de vida.

Si quieres saber más:

  1. Yao J, Rettberg JR, Klosinski LP, Cadenas E, Brinton RD. Shift in Brain Metabolism in Late Onset Alzheimer’s Disease: Implications for Biomarkers and Therapeutic Interventions. Molecular aspects of medicine2011;32(0):247-257. doi:10.1016/j.mam.2011.10.005.
  2. Henderson ST1. Ketone bodies as a therapeutic for Alzheimer’s disease. Neurotherapeutics. 2008 Jul;5(3):470-80. doi: 10.1016/j.nurt.2008.05.004.
  3. Henderson ST, Vogel JL, Barr LJ, Garvin F, Jones JJ, Costantini LC. Study of the ketogenic agent AC-1202 in mild to moderate Alzheimer’s disease: a randomized, double-blind, placebo-controlled, multicenter trial.Nutrition & Metabolism 2009;6:31. doi:10.1186/1743-7075-6-31.
  4. Krikorian R, Shidler MD, Dangelo K, Couch SC, Benoit SC, Clegg DJ. Dietary ketosis enhances memory in mild cognitive impairment.Neurobiology of aging2012;33(2):425.e19-425.e27. doi:10.1016/j.neurobiolaging.2010.10.006.
  5. Deans E. A bold new experimental treatment for Alzheimer’s Dementia. Artículo. http://www.psychologytoday.com/blog/evolutionary-psychiatry/201410/bold-new-experimental-treatment-alzheimers-dementia
  6. Newport MT, VanItallie TB, Kashiwaya Y, King MT, Veech RL. A new way to produce hyperketonemia: Use of ketone ester in a case of Alzheimer’s disease. Alzheimers Dement. 2014 Oct 7. pii: S1552-5260(14)00032-6. doi: 10.1016/j.jalz.2014.01.006.

Cetosis y Alzheimer – Parte I – ¿Cómo funciona la dieta?

Tras unos pocos días de ayuno o una restricción de carbohidratos a menos de 20g diarios, la glucosa disponible en el organismo se vuelve insuficiente para fabricar oxaloacetato, una sustancia necesaria para el funcionamiento de una ruta metabólica fundamental, el círculo de Krebs, y para el aporte normal de glucosa al sistema nervioso central. El problema con el sistema nervioso central cuando no tiene suficiente glucosa –su combustible de preferencia- es que, a diferencia del resto de células de nuestro cuerpo, no puede usar ácidos grasos libres para fabricar energía. No porque no sea capaz, sino porque los ácidos grasos libres no pueden atravesar la barrera hematoencefálica, la valla que separa el cerebro de la circulación sanguínea del resto del cuerpo. Dada la escasez de glucosa y la valla cerrada a los ácidos grasos, el sistema nervioso central busca un combustible alternativo para seguir funcionando: los cuerpos cetónicos (acetoacetato, 3-hidroxibutirato y acetona).

ketonesLas cetonas se producen en las mitocondrias –los “pulmones” celulares- del hígado a raíz de la sobreproducción de la sustancia acetylCoA sin la producción paralela del oxaloacetato, cosa que solo sucede, como vimos antes, si el aporte de hidratos de carbono es muy bajo o si ayunamos unos días. El nivel alto de cetonas en sangre producirá cetosis úrica, lo que nos confirmará a través de un test de orina sencillo que hemos entrado en cetosis. Cuando las cetonas alcanzan un nivel de 4mmol/L comienzan a ser utilizadas por el sistema nervioso central como fuente de energía. Parte del motivo por el que hasta hace poco (y aún hoy) algunos médicos ponían el grito en el cielo cuando alguien mencionaba la cetosis como una alternativa terapéutica, es la cetoacidosis diabética. La cetoacidosis diabética NO es lo mismo. Es un proceso completamente distinto y peligroso que sucede sólo con deficiencia insulínica –es decir, en caso de diabetes-, un proceso durante el cual el nivel de cetonas puede ascender hasta 20 mmol/L!

Los cuerpos cetónicos, en comparación con la glucosa, producen una mayor cantidad de energía debido a los cambios que inducen en el funcionamiento de las mitocondrias. Procesar cuerpos cetónicos, además, genera menos radicales libres. Los periodos de ayuno o desnutrición son de por sí cetogénicos, por lo que se considera una adaptación evolutiva que además es exclusiva de la especie humana.

Si quieres saber más:

  1. Barañano KW, Hartman AL. The Ketogenic Diet: Uses in Epilepsy and Other Neurologic Illnesses.Current treatment options in neurology 2008;10(6):410-419.
  2. Gasior M, Rogawski MA, Hartman AL. Neuroprotective and disease-modifying effects of the ketogenic diet.Behavioural pharmacology 2006;17(5-6):431-439.
  3. Henderson ST, Vogel JL, Barr LJ, Garvin F, Jones JJ, Costantini LC. Study of the ketogenic agent AC-1202 in mild to moderate Alzheimer’s disease: a randomized, double-blind, placebo-controlled, multicenter trial.Nutrition & Metabolism 2009;6:31. doi:10.1186/1743-7075-6-31.
  4. Paoli A, Bianco A, Damiani E, Bosco G. Ketogenic Diet in Neuromuscular and Neurodegenerative Diseases.BioMed Research International2014;2014:474296. doi:10.1155/2014/474296.
  5. Stafstrom CE, Rho JM. The Ketogenic Diet as a Treatment Paradigm for Diverse Neurological Disorders.Frontiers in Pharmacology 2012;3:59. doi:10.3389/fphar.2012.00059.
  6. Veech RL. The therapeutic implications of ketone bodies: the effects of ketone bodies in pathological conditions: ketosis, ketogenic diet, redox states, insulin resistance, and mitochondrial metabolism. Prostaglandins Leukot Essent Fatty Acids. 2004 Mar;70(3):309-19.
  7. evolutionarypsychiatry.blogspot.com
  8. Cunnane S, Nugent S, Roy M, Courchesne-Loyer A, Croteau E, Tremblay S, Castellano A, Pifferi F, Bocti C, Paquet N, Begdouri H, Bentourkia M, Turcotte E, Allard M, Barberger-Gateau P, Fulop T, Rapoport SI. Brain fuel metabolism, aging, and Alzheimer’s disease. Nutrition. 2011 Jan;27(1):3-20. doi: 10.1016/j.nut.2010.07.021. Epub 2010 Oct 29.
  9. Ruiz Sánchez C. Todo sobre la dieta cetogénica. Bueno, casi todo. Artículo. http://nutrientrena.blogspot.com.es/2014/05/todo-sobre-las-dietas-cetogencia-bueno.html

¿Qué causa el mal de Alzheimer?

El mal de Alzheimer es la enfermedad neurodegenerativa más prevalente en el mundo y la primera causa de demencia en ancianos. La Fundación Alzheimer España estima en casi 7 millones los afectados por demencia en Europa occidental, de los que un 86% padecen Alzheimer. No conocemos con certeza qué lo causa. Como con otro montón de enfermedades de las que desconocemos mucho más de lo que los médicos nos dan a entender, sólo tenemos hipótesis. Unas más plausibles que otras. Existen dos hipótesis sobre el proceso detrás del Alzheimer (en realidad 3, ahora veremos por qué).

La primera hipótesis, en la que se basa el tratamiento farmacológico disponible hoy, es la llamada “hipótesis colinérgica”. La teoría propone que la enfermedad está causada por una reducción en la síntesis de acetilcolina –un neurotransmisor-, pero tiene poco respaldo científico, en parte por la inefectividad de los medicamentos desarrollados en base a la hipótesis. Existe otra teoría, sin embargo, mucho más plausible y sobre la que nos extenderemos más: la “hipótesis amiloide”.

cerebro descargaLa teoría defiende que la acumulación extracelular de depósitos de la proteína beta amiloide (las llamadas “placas”) es la causa de la enfermedad. Una serie de factores genéticos intervienen en el proceso: se sabe que aquellos que han heredado el alelo ε4 de la lipoproteína E (APOE4) tienen un riesgo 3 veces mayor de desarrollar la enfermedad. Las lipoproteínas destruyen la beta amiloide, pero algunas isoformas (como APOE4) no son muy efectivas en la tarea de limpiar la proteína sobrante, que se acumula formando placas asintomáticas durante años y años, placas que deprimen las conexiones sinápticas (las conexiones neuronales). Las placas de beta amiloide, sin embargo, no son las únicas protagonistas. También existe acumulación de otra proteína: tau. La hipótesis tau fue la tercera hipótesis en liza, aunque hoy sabemos que la tau es tan importante como la beta amiloide en la fisiología del Alzheimer. De hecho, el declive cognitivo aparece cuando aumenta la acumulación de tau.

Los restos de ambas proteínas, tau y beta amiloide, parecen interactuar con células inflamatorias del sistema defensivo del cuerpo, lo que finalmente dispara la muerte neuronal, precipitando el mal de Alzheimer.

Tampoco sabemos exactamente de qué forma las placas dan origen al mal, aunque según la teoría, sería la acumulación de placa lo que iniciaría la neurodegeneración. Se cree que la acumulación de fibrillas de beta amiloide induce la muerte celular (apoptosis).

El efecto de las placas en el “pulmón” neuronal

Las mitocondrias son los pulmones de nuestras células. Transforman el combustible que reciben (glucosa, ácidos grasos o proteínas) en la energía que la célula necesita para funcionar. Sabemos que la beta amiloide se acumula selectivamente en las mitocondrias neuronales de los afectados por Alzheimer e inhibe el metabolismo normal de la glucosa en las neuronas. Es decir, la proteína impide que las mitocondrias transformen el mamaglow.comcombustible habitual (la glucosa) en energía. Las neuronas con Alzheimer son resistentes a la hormona insulina, motivo por el que algunos científicos califican hoy al Alzheimer de “diabetes tipo III”.

La verdad es que no sabemos aún si la beta amiloide es el huevo o la gallina del mal de Alzheimer. No sabemos si la presencia de beta amiloide es una consecuencia de un problema metabólico previo de resistencia a la insulina (pues la tarea de la beta amiloide es precisamente priorizar otras rutas metabólicas alternativas a la de la glucosa) o si es su presencia la que altera la capacidad de la célula de metabolizar la glucosa. Sea como sea, este último punto es la base teórica de la efectividad de las dietas cetogénicas en el control y tratamiento del Alzheimer.

¿Cómo puede la dieta influir en la enfermedad?

Si las células han perdido su capacidad de usar la glucosa como combustible, ¿qué pasa si les proporcionamos un combustible alternativo? ¡Que comienzan a funcionar de nuevo! La dieta cetogénica (muy baja en hidratos de carbono y alta en grasas saludables) aumenta la presencia de cuerpos cetónicos en sangre. Los cuerpos cetónicos son el resultado del uso de la grasa para la producción de energía. Cuando no existe suficiente glucosa disponible o las células no pueden metabolizarla (como en el caso del Alzheimer), las mitocondrias de las neuronas se alimentan de cuerpos cetónicos. Y respiran de nuevo con normalidad.

Si quieres saber más:

  1. Henderson ST, Vogel JL, Barr LJ, Garvin F, Jones JJ, Costantini LC. Study of the ketogenic agent AC-1202 in mild to moderate Alzheimer’s disease: a randomized, double-blind, placebo-controlled, multicenter trial.Nutrition & Metabolism 2009;6:31. doi:10.1186/1743-7075-6-31.
  2. Henderson ST1. Ketone bodies as a therapeutic for Alzheimer’s disease. Neurotherapeutics. 2008 Jul;5(3):470-80. doi: 10.1016/j.nurt.2008.05.004.
  3. Krikorian R, Shidler MD, Dangelo K, Couch SC, Benoit SC, Clegg DJ. Dietary ketosis enhances memory in mild cognitive impairment.Neurobiology of aging2012;33(2):425.e19-425.e27. doi:10.1016/j.neurobiolaging.2010.10.006..
  4. Paoli A, Bianco A, Damiani E, Bosco G. Ketogenic Diet in Neuromuscular and Neurodegenerative Diseases.BioMed Research International2014;2014:474296. doi:10.1155/2014/474296.
  5. Veech RL1. The therapeutic implications of ketone bodies: the effects of ketone bodies in pathological conditions: ketosis, ketogenic diet, redox states, insulin resistance, and mitochondrial metabolism. Prostaglandins Leukot Essent Fatty Acids. 2004 Mar;70(3):309-19.
  6. evolutionarypsychiatry.blogspot.com
  7. Cunnane S, Nugent S, Roy M, Courchesne-Loyer A, Croteau E, Tremblay S, Castellano A, Pifferi F, Bocti C, Paquet N, Begdouri H, Bentourkia M, Turcotte E, Allard M, Barberger-Gateau P, Fulop T, Rapoport SI. Brain fuel metabolism, aging, and Alzheimer’s disease. Nutrition. 2011 Jan;27(1):3-20. doi: 10.1016/j.nut.2010.07.021. Epub 2010 Oct 29.
  8. Yao J, Rettberg JR, Klosinski LP, Cadenas E, Brinton RD. Shift in Brain Metabolism in Late Onset Alzheimer’s Disease: Implications for Biomarkers and Therapeutic Interventions. Molecular aspects of medicine2011;32(0):247-257. doi:10.1016/j.mam.2011.10.005.
  9. Fundación Alzheimer España

Efectos de la dieta cetogénica en enfermedades neurológicas y neurodegenerativas

La dieta cetogénica es una dieta controvertida que a la nutrición convencional le gusta poco o nada. No hay nada como defenderla para provocar un debate violento entre los que piensan que es la cura para todos los males y los que piensan que es una barbaridad fisiológica. La dieta tiene algunos peligros, cierto, sobre todo para individuos susceptibles, pero los beneficios son bastante mayores que los riesgos. Seguirla a corto y medio plazo es seguro y tiene un enorme potencial terapéutico para aquellos que padecen enfermedades neurológicas y neurodegenerativas.

ryanfallon.com

[La dieta cetogénica, en cualquiera de sus variantes, se caracteriza por el uso de cuerpos cetónicos como sustrato energético en lugar de glucosa. En otras palabras, cuando consumimos mucha más grasa que hidratos de carbono, el cuerpo transforma la grasa en cuerpos cetónicos que emplea como combustible. La base de la dieta, pues, es aumentar la producción de cuerpos cetónicos cambiando la proporción de macronutrientes (grasas, hidratos de carbono, proteínas) a 4:1:1 a favor de las grasas. La dieta restringe la cantidad de carbohidratos a un máximo de 20g al día en la primera fase.]

Beneficios de la dieta cetogénica en enfermedades neurológicas y neurodegenerativas:

  • Efecto anticonvulsivo: los cuerpos cetónicos reducen la excitabilidad neuronal, favoreciendo la conversión del glutamato en el neurotransmisor GABA (en lugar de aspartato). El acetato, un cuerpo cetónico, es además un precursor esencial de GABA. La dieta cetogénica se emplea desde los años 30 en el tratamiento de la epilepsia resistente a los fármacos con efectividad más que probada.
  • Restricción calórica: la restricción calórica de por sí reduce la incidencia de ataques (y por tanto de neurotoxicidad producida por neurons 3un exceso de excitotoxinas).
  • Disminución de los niveles de glucemia: un nivel bajo de glucosa en sangre aumenta el umbral neuroexcitatorio. Los niveles bajos de glucemia también contribuyen a la disminución de la acumulación de AGEs, mucho más acelerada en enfermos de Alzheimer.
  • En estudios in vitro ciertos cuerpos cetónicos protegen a las neuronas del hipocampo de la toxicidad de la beta amiloide, la proteína responsable de las placas en la enfermedad de Alzheimer.
  • Reducción de la inflamación .
  • Mejora del rendimiento mitocondrial y estimulación de la mitocondriogénesis. En el caso del Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas en el que la producción energética neuronal está alterada (las neuronas han perdido la capacidad de metabolizar la glucosa), este efecto es clave. Queda para el próximo post.

Si quieres saber más:

  1. Paoli A, Bianco A, Damiani E, Bosco G. Ketogenic Diet in Neuromuscular and Neurodegenerative Diseases.BioMed Research International2014;2014:474296. doi:10.1155/2014/474296.
  2. Stafstrom CE, Rho JM. The Ketogenic Diet as a Treatment Paradigm for Diverse Neurological Disorders.Frontiers in Pharmacology 2012;3:59. doi:10.3389/fphar.2012.00059.
  3. evolutionarypsychiatry.blogspot.com
  4. Yao J, Rettberg JR, Klosinski LP, Cadenas E, Brinton RD. Shift in Brain Metabolism in Late Onset Alzheimer’s Disease: Implications for Biomarkers and Therapeutic Interventions. Molecular aspects of medicine2011;32(0):247-257. doi:10.1016/j.mam.2011.10.005.
  5. Kashiwaya, C. Bergman, J. Lee et al., “A ketone ester diet exhibits anxiolytic and cognition-sparing properties, and lessens amyloid and tau pathologies in a mouse model of Alzheimer’s disease,” Neurobiology of Aging, vol. 34, no. 6, pp.1530–1539, 2013.

Depresión, dolor crónico, Alzheimer y otras enfermedades nutricionales